El marketing no es para ti

El marketing no es para ti

feature

He estado involucrado en el marketing durante 10 años y recientemente llegué a la conclusión de que no es para mí.

Ahora, antes de que comiencen a sacar conclusiones, les recomiendo continuar leyendo.

Comencé a hacer campañas de marketing en el 2005, después de haber creado un video musical para una banda de metal. Después de pasarme un verano entero filmando y varios meses editando, comencé a preguntarme si todos mis esfuerzos habían sido en vano y las personas ni se interesarían por ver el producto final.

A pesar de estar orgulloso de mi trabajo, no pude superar ciertos miedos y la ansiedad de compartir mi trabajo con amigos y familiares. El peor momento llegó cuando vi que la mayoría de las personas con las que compartí el video se sintieron inquietas a los 30 segundos y peor aún, ver su incomodidad cuando los obligamos a ver los 3:29 minutos.

¿Fue tan malo el video? ¿Realmente pasé en esto todo un verano? ¿Era tan terrible esta banda y yo no lo sabía? ¿Debo dejar de hacer lo que amo?

Entonces, una noche fatal, compartí estos pensamientos y preocupaciones con mi mejor amigo.

Creo que cada quien ha tenido estos momento en donde el tiempo se detiene, el aire se siente un poco inquieto y cada detalle es importante, marcando ese momento como uno que jamás vas a olvidar.

Efectivamente, ese momento lo viví cuando mi mejor amigo me dio una respuesta ante esas inquietudes. Con una sonrisa de complicidad me dijo: “Tommy, estás siendo egoísta. Solo porque ese video lo hiciste tu no significa que me vaya a gustar. No es que no esté bien hecho; la verdad has utilizado una excelente cámara, realmente podría llegar a MTV…”

“Es solo que… el video no es de mi gusto. No es mi estilo de música. No me agrada el cantante y probablemente no pagaría por ver a esta banda en vivo. Eso no tiene que ver contigo”.

“Además, no hiciste este video para mí. Lo hiciste para las personas que ya conocían la banda. Además de eso, lo hiciste para que tuvieran algo que compartir con sus amigos. Lo hiciste para que ellos no tuvieran que invitar a personas a un show y entrar en el riesgo de hacerlos perder una tarde escuchando una banda que no vale la pena”.

“Este video no es para ti. No se trata de ti. Este video se trata de la música y la gente que la disfruta. Ahora, en lugar de pasar tu tiempo mostrándomelo, necesitas entender cómo vas a conseguir que las personas lo vean”.

En ese momento me di cuenta que estaba compartiendo mi logro con la gente equivocada. Me di cuenta que yo quería hacer felices a mis fans, lograr que se convirtiera en una parte de su vida, que sintieran que les pertenecía. Quería que se sintieran con la capacidad de compartir mi video y que cada vez que lo hicieran, sintieran que estaban compartiendo parte de su vida y al hacerlo, se lograría algo más relajado.

Es algo obvio que en ese momento, el consejo de mi amigo me impactó. Iba en contra de la frase y la mentalidad de “trabaja duro y las personas lo van a tomar en cuenta y te lo recompensarán”.

Nadie me debía algo solo porque trabajé duro y conseguir un logro frente a las personas adecuadas iba a ser todo un reto.

Ahora me doy cuenta que el verdadero marketing es el que no tiene nada que ver contigo, es acerca de conocer el mercado al que te diriges – sus necesidades, deseos, esperanzas y sus sueños. El ego demanda “¿por qué esto que haces no es para mí?”, mientras que el marketing pregunta “¿qué es lo que puedo aportar?”

Poco después de tener esta conversación con mi amigo, comencé a mostrar mi video a personas que sabía que lo iban a disfrutar. Entré a la página de My Space de la banda y contacté a cada uno de sus 2,000 amigos, uno por uno.

Contacté a algunos bloggers de música que cubren ese estilo de música. Me reconecté con amigos con los que no había hablado en un rato y que recordaba les gustaba escuchar un poco de música estilo heavy metal. Fui a unos shows locales y compartí el video con los fans de bandas similares.

Estaba aterrorizado. “¿Qué pasa si lo odian? ¿Creerán que soy un spammer? ¿Qué pasa si me bloquean? ¿Qué pasa si todo lo que hago está mal? Qué tal si… que tal si… que tal si…”

Cada vez  que comenzaba a sentir miedo, las palabras de mi amigo sonaban en mi cabeza:

“A algunos les gustara, a algunos no. Supéralo”.

Era mi manera de salir de mi zona de confort.

Llegó el momento en el que una de las bandas se acercó y me pidió hacer uno de sus videos musicales. Entendí que me estaban reconociendo como “el chico del video” en shows locales y antes de saberlo, el video había alcanzado 5,000 visitas. Tomando en cuenta que YouTube solo tenía un año de edad, era un gran logro.

Meses después de promocionar este video, la banda lanzó su CD debut en una franquicia independiente local.

La noche del lanzamiento había filas de personas afuera esperando poder entrar. Algunos fans llevaban ahí horas para obtener un CD y conocer a la banda por primera vez en persona.

Durante dos horas, los integrantes de la banda estuvieron firmando copias del CD, playeras, carteles. En ese momento, todos nos sentimos como estrellas de rock.

Después nos enteramos por la tienda que la banda había roto los records de lanzamientos a media noche de manera local, superando a bandas cono Korn, Tool y U2.

La lección, para cualquiera que lea este artículo –dueño de una tienda virtual, mercadólogo o emprendedor – es que cualquier estrategia de marketing no es para ti. Construir relaciones con tu mercado no se trata de ti. Cuando uno hace marketing, todo se trata de amar a las personas que pertenecen a tu mercado y hacer todo para que sean felices.

Encontrar el mercado meta es la parte más difícil. Quizá necesites enviar correos a 50 bloggers o compañeros de otras compañías o tener que invitarles tragos a completos extraños para poder conocer a las personas indicadas. Muy en el fondo ya sabes qué es lo que necesitas hacer, pero te da miedo hacerlo.

Pero con amar no nos referimos a hacer algo que nos sea cómodo. Es salir de tu zona de confort, ponerte un poco vulnerable y dejar tu alma de una manera creativa, confiando que el mercado te va a devolver ese favor.

Paradójicamente, cuando más se ama de verdad a ese mercado, mas es el amor que se recibe de su parte. No solo de ellos, sino de sus amigos y familia y las miles de personas que nunca hubieras conocido si no hubieras mantenido tu estrategia de marketing centrada en tu mercado meta.

En verdad, hacer marketing no es para ti, es para los demás.

Acerca del autor

Tommy Walker es un optimizador de conversiones y estratega de contenido en Shopify. Conoce más a Tommy en Twitter.

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify